Hooke, un genio olvidado.

titolo
Imagen tomada de https://2.bp.blogspot.com

“Si he llegado a ver más lejos, ha sido por que me subido a hombros de gigantes” Newton, en una carta a Hooke.

Durante más de tres siglos, Newton ha encabezado los libros de texto por sus trabajos destacados, por su amplitud de conocimientos y sobre todo por una humildad que por cierto carecía. No pienso desmeritar sus conocimientos, ni su habilidad en matemáticas; era sin duda un hombre que, de no haber existido, la ciencia habría tardado en desarrollarse un poco más. Digo “un poco más”, por que un hombre al que la historia de la ciencia ha olvidado, de nombre Robert Hooke habría llegado a las mismas conclusiones sin duda alguna.

Si se le preguntase a un historiador imparcial, sobre quien fue más grande: si Newton o Hooke. Sin duda no sabría indicárnoslo o lo haría con mucho trabajo. Pero la historia le ha negado lo que se merece, un peldaño junto a los más grandes hombres de la historia de la ciencia. Hoy apenas se le recuerda en Física por la ley de Hooke que ni siquiera es una ley como hoy día las nombra la ciencia, solamente es una constante matemática de la restitución de un resorte al encoger o estirar un resorte. Quizás en química se le recuerde cuando se principia a dar este curso a los jóvenes por su mejora en el microscopio, y quizás en biología por su libro Microgrphia que mostraba a detalle los insectos y flores con una elegancia artística que bien vale la pena ser considerado como uno de los libros más importantes de la historia. Más que algún comentario aislado, su nombre no aparece en ningún libro de historia anterior a la década de 1980. Sus contribuciones a su maestro, Robert Boyle, en la creación de la bomba de vacío, la invención de un cronómetro casi exacto que nunca vio la luz como artilugio de comercio y además sus estudios sobre el espectro de la luz que ya aparecen publicados en el libro Micrographia le habrían valido miles de libros publicados sobre él, pero no están. Además de todo esto inventó el barómetro con esfera de reloj, un termómetro perfeccionado y un higroscopio.

Y he aquí el punto del que hablaba de lo que Hooke habría logrado hacer en ausencia de Newton: en 1666 habla ya de una fuerza que ejerce el Sol sobre los planetas como una cuerda atada a una pelota que un hombre hace girar. Y vuelve a el 1674 cuando dice que todos los cuerpos ejercen una fuerza hacia su centro que permite que no se desmoronen y que además atrae a los cuerpos que permanecen a su alrededor. Claro antecesor a la ley de Gravitación Universal de la que todos hemos escuchado hablar.

La rivalidad de los Titanes

Cuando Newton inicia sus estudios sobre la luz, hace una escasa referencia al trabajo del que ya hablamos de Hooke, Hooke se siente ofendido y así lo indicó, cuando esto llegó a oídos de Newton, se inició una discusión de largos años, hasta que los miembros de la Royal Society les pidieron que terminarán de una vez por todas con su rivalidad.

Hooke le envía una carta amistosa dónde declaraba la sagacidad de Newton, y le solicitaba su ayuda en la búsqueda de la verdad  que consideraba era lo que los unía más que los enemistaba. Newton responde con la frase con la que inicié el blog y que es considerada una muestra de humildad. Nada más lejos de la realidad, pues si le hubiese concedido el honor de ser uno de esos gigantes le hubiese dado el mérito que merecía en sus artículos, cosa que nunca se tomo la molestia de corregir, además de que aparece unas frases antes al lado de Descartes como contrastándolo con ese genio.

John Aubrey, que conoció a Hooke, lo describía en 1680 de la siguiente manera: De estatura mediana, algo encorvado, cara pálida y pequeña por la parte inferior… Tomando esto en cuenta no sólo hacía de Hooke un enano mental sino quizás también un ser bajo y encorvado a quién nada le debía el intelecto superior de Newton.

Su mayor desgracia fue morir antes que Newton, dando a este tiempo para ocultar su nombre a la posteridad. El único retrato de los presidentes de la Royal Society que no existe, es el de Hooke, quien lo sustituyo en su puesto fue el de mayor talento que seguía vivo, el mismo Newton. En su puesto quizás se deshizo de el mencionado retrato para terminar de destruirle.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s